R.I.P. Alexander

Alexander McQueen se ha suicidado y esto es una calamidad. La noticia me ha dejado helada.

Matar o morir.

McQueen ha muerto y ha matado. Que muera alguien que crea arte es una tragedia, muere el artista y mata su arte. Deja huérfana a su firma, Alexander McQueen, y a su segunda línea, McQ.

Muere después de que lo hiciera su madre, quizás uno de sus puntos de apoyo. Le dedicó estas palabras después: “Tengo que decir a mis seguidores que mi madre ha fallecido ayer. Si ella no me hubiera tenido a mí vosotros tampoco me hubierais tenido. DEP [Descansa En Paz] mamá”.

¿Y ahora qué pasa con los zapatos anfíbicos, con las escenificaciones selváticas y animales en pasarela?

Supongo que recordaréis aquellos zapatos tan extraños pero tan llenos de arte de los que se habló aquí.

Muere la vida, muere el arte, y esta es la verdadera calamidad.

No sé si os acordáis de este desfile para la Primavera-Verano 2009, fue precioso:

No debería haber muerto con sólo 40 años (ni con 80, si no es mucho pedir). La frustración, la ansiedad, el vacío existencial, el sinsentido o las depresiones son las enfermedades del futuro, pero el amor, la ilusión y sobretodo, el arte, son su remedio. No tendría que haber dejado de crear así, de esta manera.

Alexander McQueen, AW 2009

Karl Lagerfeld ha dicho:  “Quién sabe, quizá a fuerza de flirtear con la muerte, la muerte termine por atraerte”, refiriéndose a que en los diseños del creador británico había “una atracción por la muerte” y era algo “deshumanizado”.

Quizás te interese:

http://www.elpais.com/articulo/cultura/Hallado/muerto/disenador/britanico/Alexander/McQueen/elpepucul/20100211elpepucul_4/Tes

http://www.vogue.es/articulos/el-inmenso-talento-de-un-gran-creador/4887

http://www.elpais.com/articulo/cultura/McQueen/drama/pasarela/elpepicul/20100212elpepicul_3/Tes

Aquí podéis ver el vídeo de su último desfile.

 

Os dejo un regalo muy bonito, es el prólogo de El retrato de Dorian Gray, de Oscar Wilde:

“El artista es el creador de las cosas bellas. Revelar el arte y ocultar al artista es la finalidad del arte. El crítico es quien puede traducir a otra forma o a un nuevo material su impresión de las cosas bellas. La más elevada, así como la más baja, forma de crítica es la de autobiografía. Los que encuentran intenciones feas en las cosas bellas son corruptos sin encanto. Ésa es su falta. Los que encuentran intenciones bellas en las cosas bellas son los cultivados. Para éstos hay esperanza. Existen los elegidos para quienes las cosas bellas significan sólo belleza. No existen tales cosas como los libros morales o inmorales. Los libros están bien escritos o están mal escritos. Eso es todo. La aversión del siglo XIX al realismo es la rabia de Calibán al ver su rostro en el espejo. La aversión del siglo XIX al romanticismo es la rabia de Calibán al no ver su rostro en el espejo. La vida moral del hombre forma parte del tema del artista, pero la moralidad del arte consiste en el uso perfecto de un medio imperfecto. Ningún artista desea probar nada. Hasta las cosas que son ciertas pueden probarse. Ningún artista tiene tendencias éticas. Una tendencia ética en un artista es un imperdonable manifiesto de estilo. Ningún artista es nunca mórbido. El artista puede expresarlo todo. El pensamiento y el lenguaje son para el artista instrumentos del arte. Desde el punto de vista de la forma, el modelo de todas las artes es el arte de la música. Desde el punto de vista del sentimiento, la profesión del actor. Todo arte es a un tiempo superficie y símbolo. Los que buscan bajo la superficie, lo hacen a su propio riesgo. Los que interpretan los símbolos, lo hacen a su propio riesgo. Es al espectador, no a la vida, lo que refleja realmente el arte. La diversidad de opiniones sobre una obra de arte demuestra que la obra es nueva, compleja y vital. Cuando los críticos difieren, el artista está en armonía consigo mismo. Podemos perdonar a un hombre por hacer algo útil siempre que no lo admire. La única excusa para hacer algo inútil es que uno lo admire intensamente. Todo arte es completamente inútil.”