Lo ha mandado Burberry… pero habrá llegado por error. Pertenecea la colección de niños de esta nueva temporada, pero es una colección que ya no veré, por lo menos, en mi tienda. Ya no se venderá allí.

No lo hemos sacado de su embalaje, ni siquiera lo hemos abierto. Pero no se va a tirar a ningún sitio… aunque lo tenga que colgar en mi habitación, porque por el momento, será una de las últimas cosas que me quede de mi tienda, el espacio de madera en el que he crecido y el que ha permanecido siempre en el centro de Reus a pesar de todos los cambios, cierres y aperturas que la han rodeado.

Póster de la campaña publicitaria de Burberry niños, P-V 09

Póster de la campaña publicitaria de Burberry niños, P-V 09

La otra cara del póster

La otra cara del póster

Ahora quedan pocos días, nos llevamos los mostradores, provadores y vitrinas de anticuario que la llenaban a otro sitio y con una finalidad distina. He vivido en tres casas diferentes desde que nací, y la que me ha visto más tiempo es Petits…. más que mi propia casa. Así que por muy frívolo que parezca, para mí es algo doloroso. Ya no volveré a competir más con nadie un Sábado por la tarde por saber quien ha vendido más trajes, ni a probarme ropa cuando no hay gente, ni ayudar a mi padre a hacer el escaparate,… Pero todo esto, de momento.

Petits, 1987-2009 (cual entrada de Wikipedia, sí)

Y por eso no prometo nada, pero… retomaré algún día el camino.